Hola, me llamo Joan Martínez y te doy la bienvenida a este espacio virtual
que espero no te defraude.

Soy sacerdote católico, 
me dedico a la filosofía y, a ratos, hago de poeta.
Pero ya desde ahora me gustaría ser tu amigo.

De la Apologética a la Patrística

Historia de la filosofía cristiana


Cronológicamente deben distinguirse en la evolución de la filosofía cristiana dos grandes épocas: la patrística o filosofía de los Padres de la Iglesia, que se extiende desde el siglo I hasta el siglo V y la escolástica o filosofía de las escuelas cristianas.

A excepción de San Agustín la patrística no constituye una filosofía sistemáticamente elaborada. La misión de los Padres fue la de establecer la vida religiosa de la cristiandad de modo que, aunque su misión no fue filosófica, les urgía verificar la traducción filosófica de la creencia cristiana y la integración de la filosofía griega en la nueva doctrina cristiana. La patrística fue la conjunción de la filosofía griega con la Revelación cristiana. Más que maduración interna del helenismo fue una transformación de la filosofía griega, cuyo primer resultado fue la ampliación del panorama filosófico al dominio del existir en cuanto tal.

La fe cristiana, en su evolución patrística, proyectó su luz sobre el ámbito filosófico y los filósofos descubrieron nuevos aspectos en los problemas que habían de ser resueltos con la razón. Durante este período se acuñan las principales nociones filosóficamente originales que nutren la filosofía cristiana. Bajo el nombre de Apologetas se agrupan una serie de escritores de los siglos II y III que escribieron diversas apologías del cristianismo, suscitadas por las acusaciones de las que eran objeto los cristianos.

Desde la filosofía pagana Luciano de Samosata, Celso, y Frontón impugnaban el cristianismo al igual que los emperadores romanos Adriano, Marco Aurelio, Cómodo, y Septimio persiguen a los cristianos. Entre los apologistas griegos encontramos a Quadrato, Arístides, Aristón de Pella, San Justino, Taciano de Siria, Hermías, Milcíades, San Apolinar, San Atenágoras, San Teófilo de Antioquia, San Melitón, San Ireneo e Hipólito; y entre los apologistas latinos cabe nombrar a Minucio Félix, Tertuliano, San Cipriano, Arnobio y Lactancio.

En todo ese largo periodo patrístico nos encontramos con una actitud ambivalente: por un lado la necesidad de defender la fe frente a las acusaciones de la intelectualidad pagana, pero por otro lado, la desconfianza ante las fuerzas de la razón, ya que el creyente está en posesión de un conocimiento muy superior al que pueda poseer cualquier gnosis filosófica. Muchos de los apologetas eran filósofos pero, respecto a la filosofía vigente, adoptan una actitud negativa.

El cristianismo es la única filosofía verdadera y la auténtica gnosis, de modo que la filosofía se convertirá pronto en apologética, es decir, en defensa racional de la fe cristiana.






12/01/2017 09:00:00