Hola, me llamo Joan Martínez y te doy la bienvenida a este espacio virtual
que espero no te defraude.

Soy sacerdote católico, 
me dedico a la filosofía y, a ratos, hago de poeta.
Pero ya desde ahora me gustaría ser tu amigo.

Inéditos: Hugo de San Víctor 2

La unión de cuerpo y espíritu


Hugo de San Victor., De Unione corporis et spiritus. Jacques Paul Migne., P.L 177. (285-294)

Cuantos más sujetos a la sensación están los cuatro elementos más cuerpo decimos que son. Las cosas que están más lejos de los sentidos se alejan de la naturaleza corporal y se acercan a la naturaleza espiritual.

Esta es la razón por la que al aire le llamamos espíritu, ya que, debido a su sutileza, no puede verse. Aunque de forma general, se llame a un cuerpo con este nombre, únicamente se acerca a la naturaleza espiritual por la parte en la que se aleja del significado de cuerpo. Al fuego se le llama espíritu con mayor propiedad, ya que, aunque sea más sutil y más móvil que el propio aire, no actúa como él, ya que no nueve los cuerpos terrenales extrínsecamente, sino que los vivifica interiormente.

El espíritu es distinto del fuego en los cuerpos que solo vegetan y no sienten, que en aquellos que vegetan y sienten. Los árboles y las plantas y todo lo que germina de la tierra vegetan y no sienten; los animales brutos vegetan y sienten, y entre ellos, unos únicamente tienen sentidos y no imaginación, mientras que otros tienen sentido e imaginación.

Y como es más sentir que solo vegetar, la fuerza es más sutil en el sentido que allí donde solamente se vegeta. Existe mayor espíritu cuanto más sutil es algo, porque cuando algo se acerca a las naturalezas incorpóreas se mencionan con su nombre y propiedad pero, de modo impropio ya que, aunque las llamamos espíritu, no exceden de hecho la propiedad de las naturalezas corporales.

El cuerpo enfermo no puede moverse de ningún modo. Después y próximo a éste se encuentra el cuerpo más pequeño, que es aquel que puede moverse por sí mismo, aunque puede ser obligado a abandonar su posición. Luego sigue el que ya toma el nombre de espíritu en la naturaleza corpórea, que por sí mismo puede moverse fuera de sí al menos aunque sólo en la presencia, y no en la posición, ya que no podemos decir que se mueva siempre.

El cuerpo que está más próximo a la naturaleza espiritual es el que siempre puede moverse por sí mismo; de hecho, el sentido es mejor en la medida en que imita la vida racional, ya que la imaginación forma una sabiduría vital. No hay nada más alto en el cuerpo ni puede haber nada más cercano a la naturaleza espiritual que la fuerza de imaginar después y por encima del sentido.

De hecho, no hay nada tan sublime y que esté por encima de todo como lo está la razón. Mientras decimos que la fuerza del fuego está formada de modo extrínseco, llamamos imaginación a la misma forma en cuanto reducida hasta lo más íntimo. La forma de la cosa sensible, está concebida por rayos de visión sin conceptos, cuando la naturaleza actúa concentrándose hasta los ojos, y de ahí que las cosas recibidas las llamamos visión; después, pasando por siete capas de ojos y tres humores, ya del todo purificadas y llegan hasta el interior del cerebro y forman la imaginación.

Después pasando de la parte anterior de la cabeza a la media la imaginación llega hasta la misma sustancia del alma racional y provoca la discreción, que ya purificada de efectos sutiles, se une inmediatamente al mismo espíritu, aunque conservando la naturaleza y la propiedad del cuerpo, como está escrito: “lo que nace de la carne es carne” (Jn III).

Del mismo modo que el cuerpo no nace del espíritu, así, tampoco se produce el espíritu a partir del cuerpo. Aunque el cuerpo se eleve hasta el espíritu, y el espíritu se abaje hasta el cuerpo, ni el espíritu se vuelve cuerpo, ni el cuerpo se vuelve espíritu. Pues lo que nace de la carne, es carne, y lo que nace del espíritu es espíritu (ibídem). A pesar de todo, lo más alto del cuerpo y más cercano al espíritu se fundamenta en la fuerza de la imaginación sobre la cual está la razón.

Precisamente que la imaginación esté fuera de la sustancia del alma racional es la razón por la que se prueba que los animales brutos tienen imaginación aunque carezcan totalmente de razón.


In his ergo quatuor quaecunque magis sensui subiaceut, magis corpora dicuntur : quae vero a sensu plus longe sunt, magis a natura corporum recedunt, et ad naturam spirituum accedunt. Hinc est quod ipse aer, quia pre sui subtilitate videri non potest, spiritus appellatur, cum corpus sit quoniam in ea parte qua sensum corporis excedit, tantum spirituali naturae appropinquat, ut in appellatione etiam nomen illius usurpet. Sed ignis qui ipso aere longe subtilior est et mobilior, et non sicut aer, extrinsecus terrena corpora afflando movet, sed interius vegetando vivificat, magis proprie vocatur spiritus. Sed hic spiritus, id est ignis alius est in iis corporibus, quae tantum vegetat, non sensificat; alius in iis quae vegetat et sensificat. Vegetat enim quaedam, non sensifícat sicut arbores et plantas, et universa in terra germinantia; quaedam autem vegetat el sensificat, sicut bruta animantia omnia, in quibus quaedam sunt quae sensum tantum habent, imaginationem non habent; quaedam quae sensum et imaginationem habent. Cum itaque sensificari maius sit quam vegetari tantum, constat profecto hanc vim subtiliorem esse ubi sensum praestat, quam illic ubi solam vegetationem confert. Ubi autem magis subtilis est, quodammodo magis spirit est, quia in eo quo magis incorporeae natureae approximat, nomen pariter el proprietatem illius usurpat; non tamen propriae, quia in eo ipso quod spiritus dicitur, corporeae naturae propietatem nequaquam excedere comprobatur. Infirmam vero et máxime corpus est illud quod per se ommino moveri non potest. Post hoc proximum et minus corpus est illud quod per se quidem moveri potest, et tamen extra se ad statum cohiberi potest. Deinde sequitur illud quod in natura corporis iam spiritus nomen sortitur; quod per se moveri potest et extra se quamvis ad praesentiam, ad statum tamen teneri non potest, quod non videtur et semper movetur. Summum est corpus et spirituali naturae proximum, quod per se semper moveri habet; quod quidem, in quantum sensum praestat, imitatur rationalem vitam, in quantum imaginationem, format vitalem sapientiam. Nihil autem in corpore altius, vel spirituali naturae vicinius esse potest quam id ubi post sensum et supra sensum vis imaginandi concipitur. Quod quidem, in tantum sublime est, ut quidquid supra illud est, aliud non sit quam ratio. Ipsa utique vis ignea, quae extrinsecus formata sensus dicitur, eadem forma usque ad intimum traducta imaginatio vocatur. Forma namque reí sensibilis per radios visionis foris concepta, operante natura, ad oculos usque retrahitur, atque ab eisdem suscepta visio nominatur. Deinde per septem oculorum tunicas et tres humores transiens, novissime purificata et collata introrsum ad cerebrum usque traducitur, et imaginatio eflicitur. Postea eadem imaginatio ab anteriore parte capitis ad mediam transiens, ipsam animae rationalis substantiam contigit, et excitat discretionem, in tantum jam purificata et subtilis effecta, ut ipsi spiritui immediate coniungatur; veraciter tamen naturam corporis retinens et proprietatem, ut constet quod scriptum est: Quod natum est ex carne caro est (Joan III). Sicut enim de spiritu corpus non nascitur, sic etiam de corpore spiritus non procreatur. Quamvis enim corpus usque ad spiritum sublimetur, et spiritus usque ad corpus humilietur, nec spiritus tamen in corpus, nec corpus in spiritum transmutatur. Sed quod natum est ex carne caro est, et quod natum est ex spiritu spiritus est. (Ibid.) Tamen quod summum est in corpore, propinquum est spiritui, et in ipso vis imaginandi fundatur, supra quam est ratio. Quod enim imaginatio extra substantiam animae rationalis sit, argumentum est quod bruta animalia vim imaginandi habere probantur, quae rationem omnino non habent.






22/09/2014 09:00:00