Hola, me llamo Joan Martínez y te doy la bienvenida a este espacio virtual
que espero no te defraude.

Soy sacerdote católico, 
me dedico a la filosofía y, a ratos, hago de poeta.
Pero ya desde ahora me gustaría ser tu amigo.

Inéditos: Hugo de San Víctor 7

El libro de la vida


Hugo de San Victor., De Unione corporis et spiritus. Jacques Paul Migne., P.L 177. (285-294)

El ojo del corazón lo exterior e interior de los cuerpos pero solo lo exterior del corazón. El ojo de Dios comprende a la vez lo exterior y lo interior no solo de los cuerpos, sino también del corazón. Por esto no hay para él criatura invisible. A menudo las cosas que son visibles están ocultas a nuestros ojos que son ciegos para lo invisible.

La acción es visible, la intención invisible. Pero aunque las acciones humanas por su naturaleza sean visibles, de muchas maneras están ocultas y no se ven con nuestros ojos. La intención no puede verse, aunque se vea la propia acción.

Así pues todo está desnudo al ojo de Dios, porque Él ve todas las acciones humanas dondequiera que se produzcan, porque no hay tinieblas ni sombra de muerte donde pueda esconderse el que obra el mal; no hay manto que nos cubra, ni vestido que nos proteja, ni muro que nos rodee ni oscuridad que nos esconda de su mirada. Todo está desnudo porque Él ve todo lo que hacemos; todo está patente porque Él ve la intención con la que lo hacemos. Sigue: A Aquel a quien hemos de dar cuenta (ibid), esto es, a Dios o su palabra, se sobreentiende que hay o habrá o debe haber una conversación.

Primero la palabra de Dios se dirige a nosotros, después nuestra palabra se dirige a Dios. De dos modos la palabra de Dios se dirige a nosotros, interior y exteriormente. Interiormente por la inspiración, exteriormente por la predicación. Asimismo hay dos modos de inspiración, por naturaleza y por gracia.

Por naturaleza, cuando una vez creados nos inspira el conocimiento del bien, y cuando una vez redimidos, nos sugiere el amor del bien. De dos modos nuestra palabra se dirige a él, o deliberando con la razón o dando cuentas de la razón.

Solo a condición de que conozcamos la razón por la que la voluntad decida que debemos hacer, damos cuenta de la necesidad de lo hecho: igual que en el Apocalipsis se habla de unos libros abiertos y a continuación de otro libro abierto que es el libro de la vida, al final los muertos son juzgados por lo que estaba escrito en los libros (Ap 20). Los libros son los corazones humanos. El libro de la vida es la sabiduría.

Los libros de Dios se abren cuando se revelan los secretos de los corazones. El libro de la vida se abre cuando a cada uno por una luz interior se le aparece claramente todo lo que debe hacer. No se juzga a los muertos de las cosas que hay en el libro sino a consecuencia de las cosas que están en el libro ya que los pecadores serán juzgados por sus obras.

Nuestros libros están escritos en el libro de Dios, porque nuestros corazones están creados a semejanza de la sabiduría de Dios como se afirma: “¡Alza, oh Señor, sobre nosotros la luz de tu rostro!” (Salm 4). Todavía deben escribirse nuestros libros según el ejemplar del libro de la vida, como dice el Apóstol: “Sed imitadores de Cristo como hijos amados” (Ef 5).

Aunque no están escritos, al menos hay que corregirlos. Comparemos nuestros libros con este libro, para no corregir en la última comparación si hubiera algo diferente, y se rechace lo se encuentre de distinto. De este modo puede entenderse sobre qué es la conversación, es decir nuestra palabra. O de otro modo a quien se dirige nuestra palabra.

Hablamos a Cristo de nosotros, igual que Él habla al Padre por nosotros, porque es pontífice para presentar a Dios los deseos del pueblo, y sumo. Sumo en la divinidad porque es el Hijo de Dios; sumo en la humanidad porque penetra los cielos. Accedamos pues con confianza al trono de su gracia, esto es al mismo en el que reina la gracia.


Igitur oculus carnis tantum capit extima corporum. Oculus cordis et extima et intima corporum sed tantum extima cordium. Oculus vero Dei extima simul et intima non solum corporum, sed etiam cordium capit. Ergo non est ulla creatura invisibilis coram eo. Omnia autem sunt nuda et aperta coram eo. Ab oculis nostris tegiuntur saepe etiam quae visibilia sunt; quae invisibilia sunt clauduntur. Actio visibilis est, intentio invisibilis est. Sed actiones hominum licet in sua natura visibiles sint, multis tamen modis teguntur ab oculis nostris, ne videantur. Intentio autem videri non potest, etiamsi ipsa actio videatur. Igitur oculis Dei omnia sunt nuda, quia ipse omnes actiones hominum videt ubicunque fiant, quia non sunt tenebrae, et non est umbra mortis, ubi abscondantur qui operantur malum; nec operimentum tegit, nec velamen protegit, nec paries intercludit, nec caligo abscondit nos ab oculis ejus. Ergo omnia sunt nuda, quia ipse videt omne quod agitur; omnia aperta quia ipse videt qua intentione agatur. Sequitur: Ad quem nobis sermo (ibid.), id est ad Deum vel ad sermonem ejus, subauditur vel est, vel erit, vel esse debet sermo. Primum fit sermo Dei ad nos, postea sermo noster ad Deum. Duobus autem modis fit sermo Dei ad nos, interius et exterius. Interius per inspirationem, exterius per praedicationem. Item per inspirationem duobus modis, per naturam et per gratiam. Per naturam, quando conditis inspirat cognitionem boni; per gratiam, quando reparatis suggerit amorem boni. Duobus etiam modis fit no¬ster sermo ad ipsum, vel consulendo rationem, vel reddendo rationem. Si modo rationem ex voluntate consulere ad faciendum notumus, tunc ex necessitate de factis rationem reddemus: sicut in Apocalypsi dicuntur libri aperti, et deinde liber alius apertus qui est vitae, postea judicatos mortuos ex iis quae scripta erant in libris (Apoc. XX). Libri sunt corda hominum. Liber vitae est sapiemia. Dei libri aperiuntur, quando manifesta sunt secreta cordium. Liber vitae aperietur, quando unicuique luce interiori manifeste patescet omne quod faciendum est. Et mortui ex his quae in libris sunt, non quae in li¬bro, judicantur, quia peccatores ex suis operibus judicabuntur. Libri nostri ad librum Dei scripti sunt, quia corda nostra ad simititudinem sapientiae Dei condita sunt sicut dicitur: Signatum est super nos lumen vultus tui, Domine (Psal IV). Adhuc scribi debent libri nostri secundum exemplar libri vitae, sicut dicit Apostolus : Estote imitatores Christi sicut filii charissimi (Ephes V). Etsi scripti non sunt, saltem corrigendi sunt. Conferamus itaque libros nostros cum hoc libro, ut si quid aliter habuerint, corrigantur, ne in illa ultima collatione, si quidpiam aliter inventi fuerint habentes, abjiciantur. Sic intelligi potest, ad quem, id est sermonem est nobis sermo. Vel aliter, ad quem est nobis sermo. Loquamur ad Christum de nobis, ut ipse ad Patrem loquatur pro nobis, quia pontifex est, ut conferat Deo vota populi, et magnus. Magnus secundum divinitatem, quia Filius Dei; magnus secundum humanitatem, quia penetrat coelos. Accedamus ergo cum fiducia ad thronum gratiae ejus, id est ad ipsum in quo regnat gratia. Gratia autem in eo duobus modis regnat, quia nec in eo malitia est, quae affectum gratiae impediat quin velit, nec in nobis mi¬seria quin possit. Accedamus ergo cum fiducia, quoniam et officium ejus est ut pro nobis oret, quia pontifex constitutus; et meritum ipsiu ut impetret, quia justus.






05/12/2014 09:00:00