Hola, me llamo Joan Martínez y te doy la bienvenida a este espacio virtual
que espero no te defraude.

Soy sacerdote católico, 
me dedico a la filosofía y, a ratos, hago de poeta.
Pero ya desde ahora me gustaría ser tu amigo.

Inéditos: Hugo de San Víctor 8

Del sacerdocio de Cristo


Hugo de San Victor., De Unione corporis et spiritus. Jacques Paul Migne., P.L 177. (285-294)

 
Finalmente se compadece de buena gana porque Él está rodeado por nuestras debilidades. Está constituido por Dios. Pues Él no se constituye a sí mismo, sino que es glorificado por Aquel que dijo: “Tu eres mi Hijo: hoy te he engendrado” (Sal 2; Mt 2,17; Mc 9)

Cuando en el bautismo se afirma esto sobre Cristo, entonces es como elegido al pontificado. Cuando se dice en la montaña, entonces es como ordenado de pontífice y vestido con vestiduras de gloria. Por último en la tercera palabra que le llega del cielo, que dice: “Lo he glorificado, y lo glorificaré otra vez” (Jn, 17) es aprobada y confirmada su dignidad como Aaron después de su ordenación, ya que algunos enemigos querían derogar su sacerdocio reconocido y confirmado por Dios.

En la montaña durante la ordenación recibió un vestido de gloria; en la resurrección lo vistió para presentar por nosotros preces a Dios. “Todo sumo sacerdote es escogido entre los hombres, designado para representarlos delante de Dios y para presentar ofrendas y sacrificios por los pecados” (Heb 5).

Hay una doble asunción de lo que le es confiado, a saber, primero asume interiormente por gracia la excelencia de la virtud, después es llamado exteriormente por obediencia a la excelencia de la dignidad.

Algunas cosas se asumen por dentro y no por fuera como los buenos súbditos. Otras se asumen por fuera y no por dentro como los malos superiores, otras por fuera y por dentro como los buenos superiores, y otras ni por fuera ni por dentro como los malos súbditos. Sigue: “constituido a favor de los hombres ante Dios” (ibid). Se dice en el Evangelio: “Dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios” (Lc 20).

Igual que el César tiene administradores que exigen al pueblo lo que es del César, así Dios tiene sus administradores que requieren a su pueblo lo que es de Dios. E igual que los administradores cumplen con el encargo del César al interceder por el pueblo, y con el encargo del César al gobernar el pueblo, así también los los administradores de Dios, esto es, los superiores en la Iglesia cumplen el encargo de pedir a Dios por el pueblo o el mandato de Dios para gobernar el pueblo. Uno es el oficio del prelado en cuanto legado del pueblo ante Dios, y otro en cuanto legado de Dios ante el pueblo.

En el encargo por el que es legado del pueblo para con Dios, debe mostrar devoción para aplacarle con oblaciones, preces y sacrificios espirituales. En el encargo por el que es legado de Dios para con el pueblo, le concierne enseñar a los ignorantes y corregir a los pecadores. Del encargo por el que es legado del pueblo para con Dios está dicho que ofrezca sacrificios y ofrendas por los pecados.

Del encargo por el que es legado de Dios para con el pueblo está dicho que sepa mostrarse paciente con los ignorantes y extraviados. Puesto que él también está rodeado de debilidad (Heb 5). Hay algunos que saben que están en debilidad, pero no estiman que estén rodeados de debilidad, y evidentemente se consideran fuertes en sus acciones. El que en todo se considera débil, en su opinión, está rodeado de debilidad por todas partes.


Denique libenter compatietur, quia et ipse propter nos infirmitatibus circumdatus est. Constitutus est, quia a Deo. Non enim ipse se constituit, sed Deus illum gtorificavit, qui dixit Filius meus es tu: ego hodie genui te (Psal II; Matth. II, XVII; Marc IX). Quando in baptismo hoc dictum est super Christum, tunc quasi ad pontificatum electus est. Quando in monte dictum est, tunc quasi pontifex est ordinatae, et veste indutus gloriae. Postea in tertia voce quae ad eum venit de coelo, dicens: Et clarificavi, et iterum clarificabo (Joan, XVII) approbatus et confirmatus est dignitate sua, sicut Aaron post ordinationem, quia quosdam aemulos et suo sacerdotio derogantes habuit, a Deo probatus est et confirmatus. In monte vestem gloriae in ordinationem accepit; in resurrectione ad offerendas pro nobis preces Deo induit. Omni namque pontifex ex hominibus assumptus pro hominibus constituitur in his quae sunt ad Deum, ut offerat obtationem et sacrificia pro peccatis (Heb. v). Duplex esse debet assumptio eorum qui praeficiuntur, scilicet ut primum intus per gratiam assumantur ad excellentiam virtutis, postmodum foris per obedientiam vocentur ad excellentiam dignitatis. Alii assumuntur intus et non foris sicut boni subjecti. Alii assumuntur foris et non intus sicut mali praelati, alii foris et intus sicut boni praelati, alii nec foris nec intus sicut mali subjecti. Sequitur: Pro hominibus constituitur in hiis quae sunt ad Deum (ibid.). Dicitur in Evangelio: Reditite quae sunt Caesaris Caesari, et quae sunt Dei Deo (Luc. XX). Sicut Caesar habet praefectos suos ad populum qui exigant ea quae Caesaris sunt, sic et Deus habet prefectos suos ad populum suum, qui ea quae Dei sunt requirant. Et sicut praefecti Caesaris legatione populi fuuguntur ad intercedendum, et legatione Caesaris ad populum ad imperandum, sic et praefecti Dei, id est praelati in Ecclesia legatione populi funguntur ad Deum ut obsecrent, sive legatione Dei ad populum ut jubeant. Aliud est enim officium praelati, inquantum est legatus populi ad Deum, et aliud est inquantum legatus Dei ad populum. In illo oficio, quo est legatus populi erga Deum, devotionem exhibere debet, ut eum oblationibus et sacrificio spirituali precibusque placatum reddat. In eo officio quo est legatus Dei ad populum, ad ipsum pertinet ignorantes docere, peccantes corrigere. De illo officio in quo est legatus populi ad Deum dictum est, ut offerat sacrificia et obtationes pro peccatis. De illo officio in quo est legatus Dei ad populum, dictum est, ut sciat compati iis qui ignorant et errant. Quoniam et ipse circumdatus est infirmitate (Hebr. V). Quidam sunt qui se in infirmitate esse cognoscunt, sed circumdatos infirmimitate non putant, hi videlicet qui in quibusdam actionibus suis fortes se esse considerant. Qui vero in omnibus suis se infirmari conspiciunt, in quantum ad existimationem suam, undique infirmitate circumdati sunt.






21/12/2014 09:00:00