Miradas atrevidas


Mirada atrevidas
Heidegger denuncia la banalidad y superficialidad de la palabra. Y lo mismo cabe decir de los ojos que ven sin mirar, o los oídos que oyen pero no escuchan. Vivimos del vacío cuando no nos sentimos incor¬porados a la palabra que pronunciamos. La prisa o la precipitación pueden hacer que la mirada se de¬tenga en la superficie de la realidad.
Hay miradas "atrevidas que, de tan ligeras, se vuelven banales" (Llengua de Foc)

Una de las características de nuestros días es la multiplicación de las palabras en las que no se comunica nada y la superficialidad y ruido de unas imágenes sobrepuestas que son parte de las sombras en las que preferimos vivir.

La fotografía está deliberadamente alterada para poder comunicar la sensación de engaño o fal






07/09/2018 10:34:00