Hola, me llamo Joan Martínez y te doy la bienvenida a este espacio virtual
que espero no te defraude.

Soy sacerdote católico, 
me dedico a la filosofía y, a ratos, hago de poeta.
Pero ya desde ahora me gustaría ser tu amigo.

Recensiones: El alma de todo apostolado

EL ALMA DE TODO APOSTOLADO (11ª ED.) DOM J.B. CHAUTARD, PALABRA, 1976


EL ALMA DE TODO APOSTOLADO (11ª ED.) DOM J.B. CHAUTARD, PALABRA, 1976 ISBN 9788482394862

Dom Jean-Baptiste Chautard nació 12 de marzo 1858 en Briançon y murió 29 de septiembre 1935 Monk como monje. Inicialmente, fue monje en la abadía de Nuestra Señora Aiguebelle y más tarde abad de la Abadía de Sept-Fons desde 1.899 hasta 1.935. Dom Jean-Baptiste Chautard escribió un famoso libro, “El alma de todo apostolado” editado por primera vez bajo el nombre de “Apostolado de la vida interior” y “el catecismo” escrito en el barco que conduce a Brasil.

Este libro, en su primera versión (1907) es para los religiosos de la Sagrada Familia del Sagrado Corazón, fundada por su amigo el jesuita Luis Rabussier pero, en su forma completa, está destinado a los seminaristas y sacerdotes. Durante casi cincuenta años fue un clásico esencial de la espiritualidad francesa y su influencia internacional fue considerable.

Este libro hace hincapié en los medios para obtener y mantener la unión con Dios mediante la oración, la oración del corazón, la vida litúrgica, la negación. Condena especialmente la llamada “herejía de la acción” que olvida la primacía de la vida interior y la importancia de la vida espiritual en el apostolado. La herejía de la acción (activismo) o "americanismo" significa un creciente peligro en algunos aspectos de la nueva evangelización.

¡Herejía de las obras! La actividad febril en lugar de la acción de Dios; la ignorancia de la gracia; la soberbia del hombre que pretende destronar a Jesús; el considerar como meras abstracciones, al menos en la práctica, la vida sobrenatural, el poder de la oración y la Economía de la Redención, son casos nada imaginarios que se presentan y que, en diversos grados, un análisis de las almas acusa con frecuencia en este siglo de naturalismo en el que el hombre juzga según las apariencias y obra como si el éxito de su empresa dependiera principalmente de lo ingenioso de su organización. Aun a la luz de la filosofía, y prescindiendo de la revelación, seria digno de lástima el hombre de valer que se negara a reconocer que todos los talentos que los demás admiran en él, los ha recibido de Dios”. (Alma de todo apostolado n.15)

El lector encontrará en el libro una gran idea: la vida de un cristiano no tiene sentido si no cumple el mandato de Cristo de acercar a Dios a sus iguales. El autor se propuso la tarea de poner de relieve que el cristiano no sería buen cristiano a menos que se volcara en una presencia activa en medio de los hombres y en la sociedad misma; pero, por otra parte, llegaría indefectiblemente al propio agostamiento, si no atendiera al cuidado de su propia alma, es decir, si no tuviese la continua preocupación de estar unido a la vida, de la cual él es sólo un sarmiento. Los frutos dependen de esta unión, pues, sin la savia, el sarmiento se seca.

"Si un hombre apostólico, se creyera capaz de producir el menor vestigio de vida sobrenatural, prescindiendo de Jesús, demostraría una ignorancia teológica tan supina, como estúpida suficiencia"






16/10/2015 09:06:00