Hola, me llamo Joan Martínez y te doy la bienvenida a este espacio virtual
que espero no te defraude.

Soy sacerdote católico, 
me dedico a la filosofía y, a ratos, hago de poeta.
Pero ya desde ahora me gustaría ser tu amigo.

Recensiones: El tesoro espiritual

El tesoro espiritual de San Basilio. En este libro encontramos reflexiones sobre la perfección cristiana y el amor a Dios.


San Basilio el Grande., El tesoro espiritual, Editorial Lumen (ISBN 950-724-360-7)

San Basilio de Cesarea (ca. 330 -1 de enero, 379), llamado Basilio el Magno (en griego: Μέγας Βασίλειος), fue obispo de Cesarea y preeminente clérigo del siglo IV. Es santo de la Iglesia Ortodoxa y uno de los cuatro Padres de la Iglesia Griega, junto con san Atanasio, san Gregorio Nacianceno y san Juan Crisóstomo. Basilio, Gregorio Nacianceno y Gregorio de Nisa (hermano de Basilio) son denominados Padres Capadocios. Es santo y doctor de la Iglesia Católica. http://es.wikipedia.org/wiki/Basilio_el_Grande

San Basilio es el nombre que en la tradición griega lleva Papá Noel. Es él quien se cree que visita a los niños el primero de enero (cuando tiene Basilio su festividad). Se corresponde con San Nicolás que aparece el día de Navidad, o con los Reyes Magos, que llegan el 6 de enero.

Puede accederse a diversas traducciones de las obras de San Basilio. Al margen de los textos originales contenidos en: J. P. Migne, Patrologieae cursus completus, series graeca (PG). Paris 1857-1866. Tomo 29-32, existen algunas versiones parciales en: Cartas elegidas de san Basilio el Grande, (traducción S. Fedyniak). New York 1964; Obras ascéticas de San Basilio (traducción por A. Sheptyckyj). Lviv 1929; J. Quasten, Patrología 2 (B.A.C. n. 217). Madrid 1977, Págs. 224-260.

Con el título “El tesoro espiritual” aparece esta recopilación de exhortaciones espirituales de san Basilio que tienen como objetivo de ofrecer al lector el camino ascético para poseer la verdadera santidad y unión de amistad con Dios. Ofrecida por el sello Lumen se encuentra en la red bajo la firma de “Holy Protection Russian Orthodox Church” (2049 Argyle Ave. Los Angeles, California 90068)

San Basilio nos propone llorar por la miserable vida de pecado, no perder tiempo, no ser indiferente y abandonado, sino comenzar a practicar los consejos evangélicos y las virtudes en la vida comunitaria para progresar en el amor de Dios y del prójimo. Sus mismas palabras nos animan a la meditación de las verdades de la fe: “Pues es necesario y útil, que cada uno aprenda la Divina Escritura, para saber cómo permanecer en la piedad y no acomodarse a las filosofías humanas, porque es imposible comenzar algo con ligereza y querer inmediatamente obtenerlo sin meditación, sin un continuo y atento ejercicio. Conocemos a Dios mediante la iluminación del Espíritu Santo, que es como el sol, ilumina las cosas de Dios, abriendo el ojo puro (el conocimiento), a la imagen de Dios invisible. Con su gracia el Espíritu Santo eleva también nuestro corazón hacia Dios; a los débiles Él los sostiene, como una poderosa mano; y a aquellos que caminan por el camino de la santidad, Él, aun mejor los perfecciona.

El Espíritu Santo, purificando con su gracia a los limpios de la mancha del pecado, los espiritualiza. Como el claro rayo del sol, refleja así a los corazones limpios; iluminados por el Espíritu Santo, ellos se transforman en espirituales y también, a los demás, les participan de esa espiritualidad. Un corazón espiritualizado llega al don del entendimiento de los misterios de Dios, al conocimiento de los misterios secretos, con el recibimiento de los dones espirituales, la ciudadanía celestial, la participación a los coros angélicos, a la felicidad eterna, a la unión con Dios y finalmente nuestra semejanza con El; es decir, nuestra civilización, que es el cumplimiento de la ascética cristiana. ¿Qué más milagroso que la belleza de Dios? ¿Qué más dulce que meditar sobre la grandeza de Dios? ¿Puede existir en el corazón algo más fuerte y más profundo sentimiento que el que Dios infunde en un alma purificada de todo pecado, para que el alma sienta todo lo que surge de estas palabras? Yo con amor exijo.

En verdad es imposible narrar o describir el rayo de la belleza de Dios. Para los ojos humanos esta belleza es inaccesible, solamente el conocimiento y el alma pueden alcanzarla. Cuando esta belleza iluminaba a los santos, entonces, dejaba en el alma de ellos una insaciable sed. Aquellos a los cuales el amor de Dios tocó y colmó no pudieron contener su ímpetu amoroso. Llenos del deseo de contemplación de la belleza de Dios, ellos rogaban que su contemplación divina se prolongara por toda la eternidad. Con atenta y profunda meditación sobre la grandeza de la gloria de Dios, con profundidad de pensamiento, sin interrumpir la memoria sobre la bondad de Dios y con profundidad e intensidad, continuando el deseo de asemejarse a Dios, nuestra alma se hace capaz de cumplir estas palabras: "Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas" (Mc. 12:30). He aquí con qué intención hay que servir a Dios”


En este libro encontramos, de la mano de San Basilio, unas breves reflexiones sobre la perfección cristiana, el amor al prójimo, el mandamiento del amor a Dios. Nos anima a la meditación de las verdades de la fe, a la oración que nos une con Dios y a la comunión del cuerpo y la sangre de Cristo. Se refiere igualmente a la vida comunitaria y sus exigencias que son signo de la unidad de la Iglesia. Aunque son reflexiones directamente encaminadas a la vida monacal, muchas de sus exhortaciones sobre los consejos evangélicos son de gran utilidad en la vida cristiana cotidiana. El énfasis en la virtud de la paciencia, la templanza, la humildad y la paz se convierten así en un precioso estímulo para nuestra lectura espiritual.






03/10/2014 09:00:00