Hola, me llamo Joan Martínez y te doy la bienvenida a este espacio virtual
que espero no te defraude.

Soy sacerdote católico, 
me dedico a la filosofía y, a ratos, hago de poeta.
Pero ya desde ahora me gustaría ser tu amigo.

Recensiones: Poema del teu Nadal

"El pastor d'ulls grans"


El presbítero y profesor de filosofía (metafísica) en la Facultad de Filosofía de Cataluña (URL) Joan Martínez Porcell presenta Poema del teu Nadal un texto con muchas sugerencias fecundas y llenas de vida "que nos pueden ayudar a descubrir nuevamente el misterio de Dios presente en nuestras vidas ".

Propone la fe "como constante novedad que nos permite descubrir el rostro de Dios en un Niño".

¿Qué particularidad tiene el poema?

Intento situarnos ante el misterio de Navidad, pero intensificando la sacudida de una noticia que siempre llega de repente a nuestras vidas y nos permite distinguir entre creer y creer que crees. No hay que dar nunca la fe por supuesta, si no queremos perder la gratuidad del don con el que Dios nos ofrece a todos.

¿Qué perspectiva propone en la contemplación del misterio de la Navidad?

Precisamente la de un personaje figurado, el pastor de ojos grandes, que hace un guiño al no-creyente. Su principal actitud no fue ni la de creer con seguridades excesivas, que tampoco sirvieron demasiado a los Magos del relato evangélico ... Su principal actitud fue la honestidad en buscar de corazón la verdad y mantener los ojos abiertos cuando todo es oscuro.

¿Por qué la imagen y la palabra poética son vías de comunicación excelentes?

En metafísica nos referimos a menudo al uso de la analogía, una especie de afirmación que en parte es verdad y en parte no lo es, y que ayuda a descubrir los grises entre el blanco y el negro. La analogía dicha metafórica es propia de la poesía y de la imagen, que capta con sencillez la belleza, el claroscuro, la penumbra ...
y en la noche de Navidad no parece que haya tanta distancia entre metafísica, poesía y mística. Todas viven de la noche...

Òscar Bardají i Martín

 
"VIURE AL RAS

Aquella nit de Nadal, com totes les de l’any,
a la mateixa contrada on tots vivim,
uns pastors vivien al ras i vetllaven de nit.

Coneixien bé totes les nits:
les gebrades d’hivern,
quan la por glaça la fosca
i la torna negra i freda,
i les d’estiu,
quan l’angúnia de viure neguiteja el llit del son.

Nits curtes, massa curtes,
quasi penedides, esmolades com ganivets;
i nits llargues que ploren llagrimes
que sols la calor del migdia eixuga del tot.

Nits emboirades que arrosseguen cabòries;
i nits de turment,
quan les ombres del cor ballen danses
de penes i oblit.

No en sabien gaire, de nits grises,
si bé n’hi havia:
nits mal somniades entre llums, quasi oblidades.
Però a la fi, els pastors n’havien dormides moltes,"
 







15/12/2015 09:00:00